TERAPIAS DE APOYO





¿QUÉ ES LA TERAPIA OCUPACIONAL?


La Terapia Ocupacional es una profesión universitaria que, pese a ser todavía una gran desconocida para una mayoría de la población, cuenta con más de un siglo de historia.

La Terapia Ocupacional, tal y como la define la Organización Mundial de la Salud, es el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficit invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir la mayores independencia y reinserción posibles del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social.

Al leer semejante, larga y difusa explicación, lo más probable es que estemos, un poco, igual que al principio. Terapia Ocupacional: ¿que es qué? Volvamos a empezar, pero esta vez desde una aproximación que interese a los familiares y profesionales cercanos a un niño o niña con Síndrome de Pitt Hopkins.

La Terapia Ocupacional, pensando en la atención de niños con Pitt Hopkins, o diversidad funcional en general, es una profesión orientada a promover el mayor y mejor desempeño posible en actividades de la vida diaria y en situaciones de participación social.

Por actividades de la vida diaria contamos con infinidad de ejemplos, como el empleo de cubiertos durante la comida, quitarse la ropa antes del baño, abrir la botella de agua para beber, hacer sus necesidades en el servicio, guardar el almuerzo en la mochila del colegio, colgar la chaqueta el llegar a casa o recoger los juguetes tras su uso. A las situaciones de participación social les sucede lo mismo, que son muchas y muy variadas. Lo mismo puede ser salir a la calle a pasear el perro con los papás, ir a celebrar el cumpleaños de un amigo a la ludoteca y pedir qué quiere comer durante una comida familiar en un restaurante, como jugar en el parque con otros niños, esperar tranquilamente su turno antes de que comience su clase de natación o colaborar en el momento de la compra semanal en el supermercado.

La Terapia Ocupacional promueve el desarrollo y la adquisición de aprendizajes, sí, pero para que sean verdaderamente útiles en el día a día de los niños y de sus familias. Podemos resumirlo en aprendizajes para la vida. Además, estos aprendizajes deben ayudar al niño a incrementar progresivamente su nivel de autonomía para que, poco a poco, pueda ganar independencia en esas rutinas habituales y en aquellas ocupaciones (juegos, actividades de ocio y tiempo libre...) que para él sean importantes y motivadoras.


¿CÓMO HACEN TODO ESTO LOS TERAPEUTAS OCUPACIONALES?


Los terapeutas ocupacionales emplean distintas metodologías y recursos. Algunas de ellas se basan en estrategias de aprendizaje, en enseñar de la manera que mejor se adapte a cada persona. Expresiones como aprendizaje sin error, encadenamiento hacia delante, encadenamiento hacia atrás, guía física, anticipación/planificación mediante el uso de imágenes, imitación social... son término que, por su nombre, pueden resultar algo extraños, pero son formas diferentes de ayudar a las personas a que puedan afianzar nuevos aprendizajes, ya que no todos lo hacemos de misma manera.

En el contexto de la infancia, los terapeutas ocupacionales (y también profesionales de otras disciplinas), cada vez más, están abriendo el foco de su intervención, incluyendo en el espacio de trabajo a las familias. Esta manera de llevar a cabo la intervención se basa en el Modelo Centrado en la Familia, del que hablaremos brevemente en el siguiente apartado. Esto implica que trabajar junto a las madres y padres de los niños puede resultar más eficaz, eficiente y efectivo.

Los terapeutas ocupacionales estructuran (o reestructuran) las actividades de tal forma que puedan resultar más sencillas para la persona pero, como ya dijimos, logrando promover el mayor nivel de autonomía y participación posibles. Hay ocasiones en que esa estructura puede suponer entrenar diferentes pasos de una tarea de forma secuencial, o por separado. Otras puede ser que se modifiquen los materiales u objetos en pro de una mayor funcionalidad.

Los productos de apoyo, o ayudas técnicas, y dispositivos ortésicos, son también elementos que los terapeutas ocupacionales utilizan en su práctica profesional. La implementación de un comunicador dinámico (con una tablet, por ejemplo, en el caso de niños que se encuentran en una etapa preverbal), la recomendación de unos cubiertos adaptados, el diseño y elaboración de férulas... son también competencias propias de los terapeutas ocupacionales.

Si algún familiar o profesional estuviese interesado en contactar con un terapeuta ocupacional, los Colegios Profesionales de las diferentes Comunidades Autónomas pueden ser lugares idóneos para ello. Facilitamos el siguiente enlace para su consulta:

http://terapeutas-ocupacionales.es


MODELO CENTRADO EN LA FAMILIA


Aunque en España es un modelo de intervención relativamente reciente, el Modelo Centrado en la Familia acumula varias décadas de historia y una ingente cantidad de estudios científicos que respaldan su validez.

El Modelo Centrado en la Familia consiste en el trabajo estrecho, coordinado y sistemático con los familiares directos, y cuidadores principales, de los niños con Pitt Hopkins. Este modelo de práctica se basa en la capacitación y en el empoderamiento de las madres y padres, generando una espiral positiva de aprendizaje en los propios adultos para que puedan ejercer, de una manera competente, su rol de mamá, su rol de papá.

Son muchas las familias que se hacen preguntas similares a éstas:

¿De qué sirve que el niño se porte bien con el terapeuta si yo lo que quiero es que se porte bien conmigo, con los abuelo, en el coche, en el supermercado, en la cafetería donde tomamos la merienda...?¿De qué sirve que mi hija se lo pase en grande en la sesión de terapia si yo lo que quiero es que disfrute cuando juguemos juntas con sus juguetes?¿De qué sirve que cuando vamos a sesión mi hijo se pueda comunicar con el profesional si luego en casa no sé cómo utilizar los pictogramas?¿De qué sirven las pautas que el profesional me da si no se adaptan a mi estilo de vida?

Estas dudas, absolutamente razonables y comprensibles, podrían solventarse si las estrategias, recursos y técnicas que los terapeutas ocupacionales conocen y utilizan, fuesen compartidas con los propios familiares del niño con Pitt Hopkins. Esta idea se concreta en reuniones colaborativas familia-profesional. En ellas se trabaja sobre aquellos aspectos que más interesa y preocupa a las familias sobre el desarrollo de su hijo, de forma que el conocimiento sea promovido y compartido por ambas partes. De ese modo, cuando el profesional no está con ellos ni con el niño, los padres saben cómo favorecer el desarrollo de su hijo, en situaciones cotidianas, con las personas que forman parte de su vida y con los elementos habituales de su entorno, como sus propios juguetes, por ejemplo.

Algo que no hemos dicho y es de gran relevancia, es que las sesiones de intervención se llevan a cabo en los entornos naturales de los niños, siendo el domicilio familiar el contexto principal y más importante.

Para profundizar más en el Modelo Centrado en la Familia, puede echarse un vistazo a los siguientes vídeos explicativos:



Si la curiosidad tiene ganas de saber algo más sobre estas prácticas, también puede consultarse la siguiente página web donde, especialmente los profesionales, encontrarán una nutrida cantidad de recursos (muy recomendable):http://www.um.es/qdiversidad/at_scf/